Buscar este blog

12 de mayo de 2013

Niños/as cariñosos/as y responsable...sin cachetes, ni castigos.


Educar sin estrés para formar niños/as cariñosos y responsables, sin cachetes, castigos ni sobornos …¿utopía? ¿imposible? Yo creo que no.

Siguiendo el último libro que he leído de Judy Arnall, basándome en sus escritos os voy a plantear lo siguiente para que nos ayude a todos a reflexionar sobre nuestro estilo de crianza; un estilo que muchas veces viene marcado más por cómo nos han educado a nosotros en vez de una reflexión consciente sobre cómo nos gustaría educar.

Os planteo la siguiente situación real: Un día, un niño llamado Juan se llevó a su gato al parque, para que no se escapase le puso una correa. Mientras Juan jugaba el gato se enredó y se hizo daño. El niño tenía miedo de decir a sus padres lo que había pasado. Estos cuando lo descubrieron creyeron que deberían “enseñarle” entonces le dejaron una semana sin televisión. Juan se sintió mal y aprendió algo: 1. A mentir si tenía un problema, y 2. Si se salía con la suya no le castigaban. Aprendió también que no debía atar al gato, pero no aprendió por qué.

¿Realmente funcionan los castigos? ¿A quién satisface el castigo? ¿Por qué seguimos castigando cuando vemos que no funciona? ¿Hay otras maneras de educar en la responsabilidad?

En mi opinión, muchas veces los castigos son más útiles para quienes lo imponen que para que quienes lo reciben; alivian el sentimiento de frustración de los padres, además de perjudicar seriamente la relación con los hijos/as. Un ejemplo, para ver la analogía y devolver a los niños/as la valía de un adulto es intentar “educar a la pareja a base de castigos” Imagina que tú pareja deja todos los días la toalla mojada encima de la cama, en vez de explicarle que eso molesta para la convivencia y que “por ti” debería dejarla secando, coges y le asignas “un castigo adecuado” se la metes dentro de la bañera. ( Es una exageración, pero entendéis como funcionamos a veces con los niños/as) Eso estropearía vuestra relación, incluso podría ser causa de divorcio…

La relación con los hijos/as es igual, con esto no quiero decir que no haya que poner límites, pero que sean razonables y respetuosos. En mi opinión los “castigos” solos impiden el proceso de aprendizaje, los niños/as se sumergen en el dolor y lo único que aprenden es que no pueden comunicarse con sus padres.

Hay una analogía del libro Kids, parents and Power Struggles de Mary Sheddy Kurkcinka: Piensa en tú hijo como en una olla hirviendo en un fogón, sus sentimientos son la llama que hacer hervir el agua, y el agua hirviendo y saliendo de la olla es su comportamiento. Suba el fuego (incremente sentimientos negativos) e incrementará el comportamiento. Tape la olla (castigue) y evitará que el agua salga de la olla –durante un rato; pero si el fuego (los sentimientos no son atendidos) todo explotará. Poner la tapa es una medida temporal, atender al fuego, a los sentimientos /necesidades que subyacen al comportamiento los harán detenerse de forma definitiva. 

La buena disciplina permite a los padres/madres determinar qué necesidades no están cubiertas y reconocer sentimientos, ayudar a nuestros/as niños/as a buscar formas aceptables de satisfacerlas. Así los niños/as aprenden a identificarlas y a tratarlas sin herir a los demás.



Arnall Judy (2007) Educar sin estrés

Este es un tema controvertido, soy consciente, por eso es bueno para el debate y la reflexión. Hay muchas cosas que podemos hacer como padres/madres, cuando sentimos la necesidad de hacer algo…un simple abrazo..puede ser más eficaz que un castigo. ¿Qué opináis? 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi experiencia como madre me ha demostrado que el refuerzo positivo funciona mucho mejor que el castigo ...Aunque he de reconocer que muchas veces hay que armarse de una gran dosis de paciencia porque perder los nervios es un momento.
Gracias por tus consejos Zara .Los padres te lo agradecemos.

Anónimo dijo...

Hola a todos.es verdad q a veces es muy complicado y no es facil mantener la calma.yo me pregunto y cuando el refuerzo positivo falla ?y cuando se asume el castigo como algo natural y no hace el efecto que se pretende?.supongo que es una pregunta que todos los padres nos hacemos.un saludo

Zara Gonzalez dijo...

Muchas gracias a todos/as por participar, a mi me gustaría decir que mantener la calma es lo primero para responder ante los niños/as de forma reflexiva y frenando nuestra propia impulsividad, así también les enseñamos que la primera respuesta no siempre es la mejor, incluso disculpándonos cuando la perdemos. Por otro lado, tengo que decir que "funcionar" es difícil valorarlo, a corto plazo nunca se sabe si lo estamos haciendo bien. Voy a contar una anécdota relacionada con el mundo escolar pero nos puede servir. Un orientador en secundaria asesora a los profesores/as para mejorar la motivación en el aula, pues bien; un día un orientador entra en un aula caótica con un profesor desesperado que no sabía que hacer, entonces el orientador saca una pelota loca y la hace saltar...los chicos se quedan pasmados y comienza a plantear preguntas....¿Por que bota? ¿Cuándo se parará? ¿Por que no para? ...todos responden..se interesan y plantean mas cuestiones..el caos ceso, al menos de momento. A la semana siguiente el orientador vuelve al instituto y se asoma a la clase. Sigue tan caótica como siempre. El profesor, desesperado...sale y le pregunta ¿Dónde está la pelota?
En definitiva, la labor educativa de crianza, requiere mucha sensibilidad, y entender que lo que te sirve hoy no te sirve mañana. Los niños/as crecen son capaces de postergar sus necesidades, y ya no les interesa los premios de la misma manera. Por eso, educar en la responsabilidad es una tarea a muy largo plazo...También planteando ¿cómo queremos que ellos resuelvan sus conflictos? Yo soy su mejor modelo, si yo doy un cachete ¿que harán ellos con toda su impulsividad? "Si Ramón..me da un empujón...me apetece darle un bofetón".

Publicar un comentario

LO MAS IMPORTANTE, TU COMENTARIO NO TE VAYAS SIN DEJAR UNO

Comparte esta entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

*

*

Últimos comentarios

JUEGOS DIVERTIDOS

.

.